Formación para maximizar la productividad de molienda…
Página de Inicio
Entrenamiento
Competencia
Nuestro equipo
Contáctenos
Login de Entrenamiento

Boletín No.3                                                                             octubre, 2012


1

POR QUE APRECIAMOS UN AUMENTO EN LA POTENCIA DE NUESTRO MOLINO DE BOLAS CUANDO SE CORTA LA ALIMENTACION?

A menudo los operadores de molinos nos hacen esta pregunta. En el proceso de detención normal de un molino, la alimentación de sólidos se suspende, manteniéndose la de agua por algún tiempo a fin de bajar el nivel de la carga, proceso durante el cual se ha observado un pequeño aumento (2 a 3%) de la potencia requerida al motor. Similarmente, durante la partida, se aprecia una caída significativa de la potencia, al reactivar la alimentación de sólidos. Este fenómeno es contario a la intuición, de tal manera que a menudo genera dudas en cuanto a la fiabilidad del medidor de potencia.

En realidad no hay problema alguno con los instrumentos. Para comprender este fenómeno, considere que la potencia requerida por el molino de bolas puede asociarse al peso total W de la carga (bolas, partículas y agua), mantenido en suspensión por la carcaza en rotación, y cuyo centro de masa dentro del molino es el punto M (ver figura siguiente).  La potencia es igual al producto de la velocidad  por el torque, de modo que si el motor es de velocidad constante, la potencia es directamente proporcional al torque.  Dado que éste último es igual a una fuerza multiplicada por el brazo de aplicación, en el caso que nos interesa, sería igual al peso Wde la carga (que actúa verticalmente hacia abajo) multiplicado por la distancia horizontal d  desde el centro del molino hasta el centro de masa, ubicado en el punto M. 

En este contexto, supongamos que el molino  está rotando sin mineral.  La potencia es directamente proporcional al producto W∙d . Cuando la alimentación se reactiva, W aumenta, siendo igual al peso del mineral más el de las bolas (y el agua) contenidos en el molino. Sin embargo, el mineral también engruesa la carga, desplazando el centro de masa hacia al centro del molino, disminuyendo así la distancia horizontal d. El producto del nueva (mayor) carga W y el nuevo (menor) brazo d con la alimentación,  es generalmente menor, para molinos operando con niveles usuales de bolas.  De este modo, la potencia decrece cuando se reactiva la alimentación.

La razón por la cual este fenómeno no ocurre con los molinos semi-autógenos (SAG), es que el cambio en el peso de la carga es preponderante con respecto a la variación de la distancia horizontal d entre el centro del molino y el centro de masa, durante el proceso de carguío del molino con mineral. No obstante, los mismos principios físicos se aplican para la determinación de la potencia solicitada por cualquier tipo de molino rotatorio.

 

Copyright Metcom Technologies Inc. 2012